Beatriz Díaz, prestigio de Asturias


Beatriz Díaz, prestigio de Asturias

Aller (Asturias).- Ricardo Luis Arias

Es guapa, es joven, es simpática, es allerana, asturiana y una cantante de ópera, hoy, de «primo cartello». Es famosa y se cotiza ya en el mundo mundial del bel canto, en el que es una figura y una personalidad lírica, una diva que comparte una hermosa y dulce voz con los mejores cantantes de ópera de hoy. Beatriz es nuestra Montserrat Caballé, que mucho prestigia a su Asturias y a la marca España. No podemos tener mejor embajadora por esos países en los que la ópera forma parte de su historia cultural y lírica. Auguramos y deseamos a Beatriz Díaz, guapetona ella, que llegue a ser una María Callas, a cuya fama va ya embalada. Bueno, en realidad, es ya una soprano internacional.

Desde que la ópera, poema dramático puesto en música, cobrara vida de la mano del maestro Emilio Cavalieri y la letrista Laura Guidiccioni, muchas de las óperas representadas y muchos más de sus intérpretes brillaron por méritos propios, a los que se incorpora ahora Beatriz Díaz, porque su voz la sitúa a la cabeza de las mejores sopranos del bel canto, lo que para los suyos, alleranos, asturianos y españoles, es un orgullo y una gran satisfacción. Y un enriquecimiento de nuestro acervo cultural.

Conocimos a Beatriz Díaz, primera medalla de oro del concejo allerano, en Caborana, con motivo de sus fiestas patronales de la Virgen de las Nieves, de las que fue su pregonera. Un buen pregón el suyo, el primero que ha dado, en el que Aller y Asturias estuvieron presentes siempre («soy allerana y asturiana por los cuatro costados»), destacando que si bien era natural de Boo, se había educado en el colegio de Caborana, en el que hoy es profesora su madre. Presentado a Beatriz por Verónica, presidenta de la Junta de Iniciativas (que con entusiasmo y acierto llevan unas señoras y señoritas), he tenido una agradable charla con esta artista allerana, cuya simpatía, sencillez y asturianía son de asombro y de una gran ejemplaridad. Beatriz es cautivadora y rompe todos los moldes habidos y por haber. Es un encanto de mujer, que llegará muy lejos en el mundo de la ópera.

Gracias, Beatriz. Aller y Asturias te agradecen, sí, el prestigio que les proporcionas con tu hermosa y maravillosa voz. Avanti, triunfa y, sobre todo, Beatriz, que seas siempre muy feliz. Te lo mereces. Y un abrazo desde aquí.

■ La Nueva España, 22 de junio de 2015