Gran éxito de Beatriz Díaz en el «Stabat Mater» de Rossini


Gran éxito de Beatriz Díaz en el «Stabat Mater» de Rossini

La soprano «propició uno de los momentos más lúcidos de la obra en su número “Inflammatus est ascensus” que confirmaba la excelencia de su reciente Despina»

 

En el número 339 de la revista Scherzo escribe José Antonio Cantón: «La joven soprano Beatriz Díaz, tras la solemne introducción orquestal del octavo número, “Inflammatus est accensus”, propició uno de los momentos más lucidos de esta obra, precisamente en el que Rossini adelanta su estética aproximándose al mejor estilo coral verdiano con un final verdaderamente sobrecogedor. Mucho contribuyó Salvador Vázquez para que este efecto fuera posible, jugando fuerte en la simetría sonora y fónica que propone el compositor, sin olvidar en momento alguno favorecer la buena técnica de apoyo en su emisión vocal que tiene la cantante asturiana, que confirmaba la excelencia de su reciente Despina en la última producción lírica del Così fan tutte representada en el Teatro Cervantes, que tan buena impresión dejó en el publico malagueño».

Y si como «extraordinario» Stabat Mater, titulaba Manuel del Campo en el diario Sur del sábado 24 de marzo de 2018 haciendo hincapié en «la potencia» vocal de Beatriz Díaz y en «los bravos y aplausos del público puesto en pie con incontables saludos de todos los intérpretes» al término de la obra, no menos entusiasta se mostró Alejandro Fernández en La Opinión de Málaga, quien dejó escrito que la soprano, tras encarnar a principios de marzo el rol de Despina en el «Così» mozartiano, «compartió atril junto a la incontestable Nancy Fabiola Herrera. Ambas solistas hicieron gala de exquisitez en lo formal y especialmente en el apartado interpretativo que hace descansar Rossini en su idea del Stabat Mater. Herrera y Díaz construirían el «Qui est homo» bien apoyado en el fraseo y el empaste pudiendo proyectarlo hasta los cielos del Cervantes».

Testimonios, 4 de abril de 2018