Momento número 15 – Aquí y ahora: mañana «L’elisir d’amore» en el Teatro Campoamor


Momento número 15 – Aquí y ahora: mañana «L’elisir d’amore» en el Teatro Campoamor

El último momento no puede ser otro que el aquí y el ahora.

Hoy se cumplen 15 años desde que el Teatro Campoamor de Oviedo me abriera por primera vez su telón para sentirme iluminada por sus focos y escuchada por su público, y estoy segura que, como entonces,  mañana volveré a sentir la misma magia con el divertido estreno de L’elisir d’amore, acompañada de unos compañeros excelentes, dirigida por mi querido Óliver Díaz y junto a mi admirado José Bros, que también celebra su 25 cumpleaños artístico sobre nuestro escenario: mi más sincera felicitación.

He compartido con vosotros estos «momentos especiales» que resumen una trayectoria que ha sido para mí tan apasionante como trabajosa. Hacer lo que me gusta es una aspiración cumplida y una fuente de satisfacción. Pero cualquier elección personal conlleva un cierto grado de renuncia. El de la lírica es un mundo complejo y ni todo son luces ni todo es color de rosa ni todo aflora a la superficie.

Tras las actuaciones y tras los aplausos está lo que no se ve: el estudio continuado, el espíritu de superación, las horas de soledad en un hotel, la separación temporal de los tuyos, algunos pequeños sinsabores y el valor para enfrentarse a demasiadas «puertas cerradas».

He vuelto sobre mis pasos, pero no para recrearme en los logros o para detenerme en las dificultades, sino para coger impulso y afrontar lo que aún me queda por conquistar. Y quiero guardar en mi memoria la suma de lo positivo porque sé que tendrá un efecto multiplicador sobre lo que todavía está por venir.

Deseo una vez más, y no me cansaré nunca de hacerlo, daros las gracias a quienes de una u otra forma me habéis acompañado en mi camino: a mis familiares, un pilar fundamental; a mis amigos, que se han convertido en parte de mi familia; a mis seguidores, bien sea en la cercanía amable o desde la distancia acogedora; y a los que siempre estuvieron, a los que ya no pueden estar e incluso a los que por diversas razones se hayan ido alejando.

Todos habéis sido vitales en mi carrera profesional y sois cómplices de esta mi pequeña historia que es, mucho más que nunca en este día, la vuestra: «vuestra historia».

Millones de besos y gracias infinitas.

► Beatriz Díaz, 11 de noviembre de 2017