Momento número 8 – El Teatro La Fenice de Venecia


Momento número 8 – El Teatro La Fenice de Venecia

Adoro Venecia.

La cuna de Vivaldi, la ciudad que inspiró a Monteverdi, a Wagner, a Stravinski

Un laberinto de calles y canales dibuja el hechizo de un lugar insólito que se mece en el agua y donde el tiempo parece detenerse. Con sus góndolas, sus «vaporettos», sus museos, su peculiar arquitectura, la plaza de San Marcos, el puente de Rialto y, cómo no, La Fenice.

Años antes de mi debut, durante un viaje de placer, me hicieron una foto en la puerta principal del teatro y al día siguiente me dijeron: «Toma, para que cuando vengas a cantar aquí conserves este recuerdo».

En aquel entonces no podía adivinar cómo podría llegar a concretarse una oportunidad que me parecía tan remota como agradable.

Pero el destino, a veces, se confabula, te sorprende y así fue como llegó el momento de pisar el escenario, primero como Adina en L’elisir d’amore y después como Musetta en La bohème.

Mi recuerdo de ambas producciones es estupendo, días muy felices y en grata compañía, incluso con la visita de muchos y buenos amigos para asistir a varias representaciones.

Y como dicen que no hay dos sin tres, ojalá que así sea y pueda volver pronto.

Lo estoy deseando…

► Beatriz Díaz, 4 de noviembre de 2017