Beatriz Díaz cantará a las órdenes de Riccardo Muti en Roma, Salzburgo, Rávena y Florencia

Beatriz Díaz cantará a las órdenes de Riccardo Muti en Roma, Salzburgo, Rávena y Florencia

La soprano asturiana Beatriz Díaz ha sido invitada por el director italiano Riccardo Muti a cantar la «Missa Defunctorum» de Paisiello en tres conciertos que tendrán lugar en Salzburgo, Rávena y Florencia junto a la Joven Orquesta Luigi Cherubini

Díaz realizó una audición el pasado 29 de diciembre en Piacenza, posibilidad que se le ofreció «tras cantar Musetta de La bohème en Génova con Daniel Oren. Allí me escuchó Cristina Muti, su esposa, quien se interesó por mi voz». Al cabo de unos días -explica Díaz- «me llamaron ofreciéndome la misa y también el rol de Diana en Iphigénie en Aulide de Gluck en el Teatro dell’Opera di Roma el próximo mes de marzo. Es un pequeño rol pero tiene una arietta al final de la ópera. Viene a ser como una Barbarina de Le nozze di Figaro».
 
La joven soprano de veintiséis años formará parte del elenco que interpretará la misa del compositor napolitano Giovanni Paisiello, un repertorio al que Muti dedica mucha atención y una gran parte de su tiempo. Díaz destaca la gran experiencia que supone trabajar con grandes maestros como Oren o el propio Muti, ya que «es otro nivel de exigencia, mucho más alto pero que en definitiva hace crecer y madurar».
 
La intérprete asturiana se encuentra en estos momentos ensayando el rol de Oscar de Un ballo in maschera de Verdi en el Teatro Campoamor de Oviedo y en abril y mayo cantará Nannetta en Falstaff en Jerez de la Frontera.
 
Justo en estas fechas se cumplen dos años de su acceso al primer premio en el Concurso Internacional de Canto Francisco Viñas que tiene lugar en Barcelona de forma anual. Beatriz Díaz hace balance de lo que han sido estos dos años posteriores al premio y comenta: «ganar el "Viñas" me ayudó muchísimo. Es uno de aquellos pequeños peldaños que hay que ir subiendo poco a poco. Si me hubieran dicho hace dos años que estaría haciendo todo esto no me lo hubiera creído. Pero esto es fruto de mucho trabajo, estudio y sacrificios. El hecho de ganar un concurso como el Viñas hace que la gente espere más de ti, se generan más expectativas y en definitiva, debes asumirá más responsabilidad. Es como ser proclamada Miss España, todo cambia a partir de ahí».
 
Si hace dos años comentaba que su papel soñado era Mimí –cuya  cuya intérprete ideal, Mirella Freni, es también su profesora en Italia–, en Génova Beatriz Díaz hizo su debut con el rol de Musetta. La soprano asturiana tuvo la oportunidad de trabajar al lado de Cristina Gallardo-Domâs, actualmente una de las más reclamadas intérpretes de Mimí, rol que «debe esperar aún unos añitos».

Opera Actual, 8 de enero de 2009